fbpx

Desde iDEF retomamos nuestra serie de entrevistas a personalidades del sector del asesoramiento financiero. En esta ocasión, contamos con Alejandro Ramírez, director de la revista Inversión y finanzas.

Ramírez estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y amplió su formación en la Universidad de Neuchàtel (Suiza). Inició su trayectoria profesional en El Faro de Ceuta y posteriormente fue Jefe de reportajes en la revista Andalucía Actualidad. Dirigió el diario Jerez Información, pasando por el puesto de delegado del Diario As en Andalucía. Actualmente es el Director de la revista semanal Inversión y Finanzas perteneciente al grupo Vocento.

Pregunta. Una de las exigencias de la directiva MiFID II, que entró en vigor en enero de 2018, es la necesidad de un certificado profesional para ejercer como asesor financiero. ¿Qué otros cambios destacados trae MiFID II?

Respuesta. Este es uno de los puntos clave de la nueva normativa, que pone coto al intrusismo en el asesoramiento financiero, algo que llevaba muchos años reclamando el sector. Si no cuentas con la cualificación necesaria, no puedes asesorar. MiFID II trae también más transparencia en las comisiones y una mayor protección al inversor, aunque esto conlleva actualmente un excesivo papeleo a la hora de contratar un producto financiero que de alguna forma convendría simplificar.

P. ¿Cómo cree que afectará MiFID II a la relación entre asesor financiero y cliente?

R. La relación será más clara, más transparente. Además, el cliente se va a encontrar con un asesor más preparado, mejor formado, cuyo objetivo no será colocar el producto turno, sino dar respuesta a sus necesidades. El asesor alineará sus intereses con los del cliente.

P. ¿Cuáles son los nuevos retos a los que se enfrentan los asesores financieros?

R. Hay varios, como la digitalización, la demanda de otro tipo de asesoramiento o la incorporación de nuevos clientes, como es el caso de los millennials.

P. Desde el punto de vista de la formación, ¿qué le parece la guía técnica publicada por la CNMV?

R. Es muy importante que la CNMV se posicione sobre este asunto, aunque en mi opinión hay demasiados aspectos que en los que se apela a la responsabilidad de las entidades financieras y no sé si eso es una buena idea.

P. ¿Cree que está en juego el papel de asesor financiero tradicional frente a la irrupción de los roboadvisors?

R. No veo a un robot sustituyendo a un asesor. La comunicación personal es fundamental en los momentos inciertos que normalmente surgen durante la gestión de un patrimonio. Pero es verdad que el asesor no puede permanecer al margen de la aparición de los roboadvisors, tiene que adaptarse a estos cambios, a lo que supone asesorar en la era digital y tratar de sacar partido de todo lo que las nuevas tecnologías ofrecen. Es el momento de poner todavía más en valor el papel clave que juega un asesor, con todas las herramientas a su disposición. Encasillarse o tratar de restar importancia a este nuevo escenario sería un error muy grave.

P. ¿Cómo valoraría la situación actual del sector del asesoramiento financiero? ¿Se encuentra en un buen momento de salud?

R. Queda mucho camino por recorrer. El despegue es lento porque en España la gente no tiene interiorizada la necesidad de usar el asesoramiento de expertos a la hora de tomar decisiones financieras. En una encuesta reciente que hicimos en mi publicación, casi el 40% de los inversores encuestados reconocía que nunca había recurrido a un asesor, algo sorprendente si tenemos en cuenta que los españoles no destacamos especialmente por tener una buena cultura financiera. Me parece increíble que para algo tan importante como es la gestión de un patrimonio financiero, que tanto trabajo y tiempo ha costado construir, no se busque el apoyo en asesores expertos para tomar las decisiones de inversión.  Lamentablemente, creo que todavía existe un amplio desconocimiento entre la población en general de la labor tan destacada que realiza un asesor.

P. ¿Existen grandes diferencias entre el sector del asesoramiento en España y el de resto de Europa? En caso afirmativo, ¿cuáles son?

R. A diferencia de otros países, donde siempre ha primado el asesoramiento, en España el sistema financiero  ha estado muy bancarizado. Todo se movía alrededor de la sucursal, donde te vendían, no te asesoraban. Ahora con la irrupción de nuevos jugadores y la implantación de MiFID II vamos a ver grandes cambios en ese sentido.

P. ¿Hasta qué punto cree que el asesoramiento financiero y la educación financiera están relacionados?

R. Existe una relación muy estrecha. Una mayor cultura financiera facilita el trabajo del asesor y también implica más al cliente en esta relación. El diálogo siempre es más fluido entre personas que hablan el mismo lenguaje, se comprenden mejor las decisiones que se toman.

P. Más allá del asesoramiento financiero, en España siempre se achaca una falta de cultura financiera en la sociedad. ¿Qué soluciones implantarías para arreglar este problema?

R. Hace diez años que la CNMV y el Banco de España pusieron en marcha un plan de educación financiera. Los resultados son decepcionantes. Una encuesta realizada este año por el Banco de España para medir los conocimientos sobre conceptos financieros de la población española reflejó que prácticamente la mitad de los españoles no sabe qué es la inflación o la diversificación del riesgo, por ejemplo. A la vista de estos resultados no sé por qué insisten en un plan que no funciona y no se plantean algo diferente. Es fundamental que la educación financiera entre en las aulas, pero de verdad, no una vez al año o de manera selectiva. Pero tengo la sospecha de que no hay una firme voluntad de hacerlo.

 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat